Me gusta mucho cocinar en wok. Unas verduras, algo de proteína, especias,  se saltea todo junto, y ya está. Un plato sabroso, colorido y muy sano cocinado en poco tiempo.

Lo único con lo que hay que tener un poco de cuidado es el orden en que se añaden los alimentos. En general se ponen las verduras más duras primero y  las que se cocinan rápido después. Así quedan todas en su punto, aunque tampoco es una regla inamovible, a mí por ejemplo me gustan mucho las zanahorias crudas, pero las detesto cocidas, así que las añado al final para que queden crujientes.

En la receta de hoy he utilizado sabores que recuerdan a la cocina asiática (si, así en general, no es que sea un plato chino, ni japonés o tailandés). La salsa de chile dulce no es demasiado picante y con la cantidad que se utiliza no pica realmente, mi madre se lo come sin quejarse y no soporta el picante.

He utilizado pollo pero se puede usar tofu, gambas, pescado blanco o cerdo y queda también muy bien.


Raciones: 6

Tiempo de preparación: 20 minutos + opcional: 1 hora o dos de marinada.

 

Ingredientes:

  • Una pechuga de pollo.
  • Un pimiento rojo grande (o dos pequeños).
  • Dos Cebollas.
  • Tres Zanahorias.
  • Tres tomates.
  • Un par de puñados de judías verdes redondas. Congeladas en mi caso pero podéis usar frescas planas o redondas.
  • Fideos de soja.
  • Un chorrito de aceite.
  • Una pizca de sal.

Para marinar el pollo:

  • Dos cucharadas de salsa de chile dulce.
  • Dos cucharadas de salsa de soja (o tamari sin gluten).
  • Una cucharada de sirope de arce.
  • Dos dientes de ajo.
  • Una cucharadita de pimienta verde.
  • Una guindilla fresca.

 

Preparación:

Cortar el pollo en tiras cortas.

Mezclar los ingredientes de la marinada en un cuenco junto con el pollo y dejar reposar en la nevera. Si no queréis que pique retirad las semillas de la guindilla (o no le pongáis). Si tenéis tiempo dejadlo una hora o dos.

Poner agua a hervir para los fideos de soja.

Pelar la cebolla y cortarla en medias lunas.

Lavar y cortar el pimiento en tiras.

Calentar el wok  a fuego medio.

Añadir la cebolla y el pimiento con un chorrito de aceite y una pizca de sal.

Saltear hasta que las verduras cojan algo de color.

Incorporar las judías verdes, remover y añadir un poco de agua. Con un centímetro basta.

Tapar el wok bajar el fuego,  y cocinar unos minutos hasta que las judías estén tiernas, unos diez minutos.

Mientras se cocinan las judías:

Sumergir los fideos de soja en agua hirviendo y dejar reposar con el fuego apagado unos 4 minutos. Pasado ese tiempo escurrir y lavar con agua fría para cortar la cocción.

lavar y cortar los tomates en dados grandes. Pelar las zanahorias y cortarlas en rodajas finas.

Volver a subir el fuego.

Saltear hasta que se evapore toda el agua si todavía queda.

Sacar las verduras del wok o retirarlas a un lado.

Añadir las tiras de pollo escurridas (guardar el líquido de la marinada) y dorarlas a fuego vivo.

Cuando el pollo haya cogido color volver a incorporar las verduras y añadir los tomates y las zanahorias.

Saltear un par de minutos más.

Añadir los fideos de soja y la marinada.

Mezclar todo bien. Comprobar el punto de sal y añadir más salsa de soja si hace falta.

 

Para servir:

Con una lima en trozos para exprimir un poco por encima.

Se puede decorar con hierbas frescas picadas, perejil, cilantro, menta…

Añadir frutos secos o semillas picados. A mí me encantan los cacahuetes para poner por encima.

O nori en trocitos.

También le va muy bien el furikake de kombu que publicamos aquí.