La receta de hoy es realmente sencilla, con muy poquitos ingredientes pero extrañamente adictiva.

Es una receta rumana, se llama ensalada de berenjena (salata de vinete), aunque por la textura que es más bien untable también se podría llamar dip o paté de berenjenas.

Se puede servir de aperitivo, o de acompañamiento. Se come fría, en general sobre pan tostado.

Las berenjenas son hortalizas, que además de estar muy buenas, son poco calóricas, muy ricas en fibra y potasio. Es decir, son ligeras, muy saciantes y con un ligero efecto diurético y regulador del tránsito intestinal. Y son muy versátiles, se pueden cocinar de mil maneras y siempre están buenas.

Para que no resulten amargas lo mejor es dejarlas “sudar”, es decir eliminando parte del agua. Bien antes de cocinarlas cortadas con un poco de sal, o bien después de asadas y peladas estrujando un poco o dejándolas reposar en un escurridor.

Nosotros las cultivamos en el huerto ya que la planta aguanta muy bien el calor y no necesita demasiada agua. Así que cuando se nos acumulan las berenjenas variamos mucho las recetas para no aburrirnos. Además hacemos zacusca para envasar y congelamos berenjenas asadas peladas (se conservan muy bien y se pueden añadir a guisos de verduras).


Raciones:  6

Tiempo de preparación: 1 hora.

Ingredientes:

  • 4 o 5 berenjenas.
  • Una cebolleta. O una cebolla pequeña.
  • Dos o tres cucharadas de mayonesa casera (con un huevo, aceite de oliva virgen extra suavecito de sabor, sal y vinagre o limón)
  • Una pizca de sal.
  • Pimienta.

 

Preparación:

Poner las berenjenas en una bandeja de horno, tal cual sin aceite ni nada.

Meter en el horno encendido a 180ºC y asar durante 40 o 50 minutos, hasta que la piel esté oscura y arrugada y las berenjenas estén blanditas al tacto.

Dejar enfriar un poco hasta que se puedan tocar sin problemas.

Cortar los tallos y pelar, la piel sale con bastante facilidad como la de los pimientos asados.

Estrujar un poco la carne de las berenjenas para que suelten agua. También se pueden dejar escurrir tranquilamente una o dos horas si no vais a preparar la ensalada en el momento.

Picar la cebolleta en cuadraditos muy pequeños.

Picar las berenjenas también.

Mezclar las berenjenas, la cebolleta y la mayonesa.

Probar y añadir sal al gusto y una pizca de pimienta.

Para que quede una pasta homogénea pero con algo de textura yo mezclo todo en la tabla de cortar y voy picando y mezclando con el cuchillo.

Pero si queréis una pasta lisa y sin tropezones podéis simplemente meter todos los ingredientes en la batidora y triturar.

Meter en un cuenco y dejar enfriar en la nevera.

Para servir:

Se come untada en pan tostado, aunque también sirve de acompañamiento para lo que queráis.

Se puede espolvorear por encima alguna hierba (perejil, cebollino o cilantro para darle un toque de color).