Esta semana me han pedido una crema de verduras un poco diferente. Dicho y hecho Carmen.

La combinación de zanahoria y naranja es mi favorita para zumos, y en crema caliente o fría también está buenísima. Además es una crema llena de vitaminas.

Se puede poner la naranja a cocer con las zanahorias, pero yo prefiero triturarla en crudo al final, no me gusta el sabor de la naranja cuando se cocina (más amarga, un poco parecida al zumo de bote)

Yo le pongo jengibre que me gusta mucho, pero si lo prefeís, también va bien con comino o curri.

Y si os apetece darle un toque lácteo se le puede poner yogur o leche de coco al final (cociendo las zanahorias con algo menos de agua para que no quede un aguachirri)

Raciones: 4

Tiempo de preparación: 20 minutos.

 

Ingredientes:

Un kilo de zanahorias.

Un trozo de jengibre de 1 cm.

Dos naranjas.

Una pizca de sal.

Pimienta negra.

Un chorrito de aceite de oliva.

Un litro de agua o de caldo de verduras.

 

Preparación:

Pelar las zanahorias y cortar en rodajas no muy gruesas.

Rehogar en una cazuela a fuego medio hasta que se doren (5 a 10 minutos).

Pelar el jengibre, cortar también en rodajas y añadir a la cazuela.

Añadir agua hasta cubrir un dedo por encima de las zanahorias.

Llevar a ebullición y cocer tapado unos 10 minutos.

Mientras cuecen las zanahorias, pelar las naranjas a vivo (sin que quede nada de parte blanca) y separar los gajos con un cuchillo entre las membranas.

Añadir los gajos de naranja y el zumo que haya podido quedar en la parte central.

       

Triturar.

Añadir agua o caldo caliente si os ha quedado demasiado espesa.

 

Para servir:

Espolvorear con cebollino, cilantro u otra hierba fresca picada por encima, o servir con daditos de pan, semillas o frutos secos picados.