Hoy estoy de vuelta de vacaciones, vueltas al cole superadas y con nuevas recetas para compartir con vosotr@s.

Y sigo muy de “hazlo tú mismo”, esta vez le ha tocado a la crema de cacao y avellanas. No se trata de reproducir exactamente la nutella o la nocilla, ¡la mía está muchísimo más rica! y no lo digo solo yo, todos los que la han probado han repetido, incluso mi hermana, a la que no le gustan las almendras ni el chocolate, pero le pirran mezclados.

Además, es bastante más sana. El ingrediente principal de las cremas de untar industriales es el azúcar seguido de cerca por el aceite o manteca de palma. Los demás ingredientes suponen entre un 17 y un 27% del total.

Mi versión lleva sobre todo avellanas, Fuente de grasas saludables (contiene sobre todo omega 9 que no interfiere en el equilibrio omega 3/6), ricas en fibra, ricas en vitamina E, y ácido fólico fundamentalmente (contiene también vitaminas A, B3 y C) y fuente de minerales, sobre todo potasio, fósforo y calcio.

El cacao tiene un gran poder antioxidante, es rico en minerales y vitaminas, contiene triptófano que produce serotonina (nos pone de buen humor) y teobromina que es una de las sustancias que producen el ligero efecto estimulante del cacao.

Esta vez he utilizado panela, no queda del todo lisa pero me gustan el sabor y la textura un poco granulada. Aunque también se puede utilizar sirope de agave o miel para obtener una textura más lisa (reduciendo algo la cantidad de aceite para que no quede demasiado líquido).

Y no contiene lácteos ni bebida vegetal, porque no es necesario y porque se conserva mucho mejor así. Aunque si os apetece podéis sustituir parte del aceite por leche o la bebida vegetal que más os guste.

Es facilísima de hacer y muy rápida. La fase importante es triturar muy bien las avellanas para que liberen sus aceites (no vale con polvito de avellanas, tenéis que triturar hasta que quede una pasta). Dependiendo de lo bien que os quede esto necesitaréis más o menos aceite.

Se conserva en recipiente cerrado y en la nevera un par de semanas. Las grasas de las avellanas se acaban oxidando si lo dejáis más tiempo y sabrá rancio.

He puesto las medidas en tazas medidoras (las mías son de 200, 100, 75 y 50 ml) aunque como lo que importa son las proporciones, si tenéis tazas de ese tipo con cualquier otra medida las podéis utilizar igual. Para l@s que no tenéis, os he puesto el peso.


Raciones: un vasito.

Tiempo de preparación: 5 minutos

 

Ingredientes:

  • Una taza muy llena (unos 150g) de avellanas.
  • Media taza (unos 50 g) de cacao en polvo.
  • Media taza (unos 80 g) de panela.
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra (o de avellanas, coco…)

 

Preparación:

Poner las avellanas en el vaso de la batidora y triturar hasta obtener una pasta lisa y  ligeramente aceitosa. Dependiendo de la potencia de vuestra batidora esto puede tardar hasta 5 minutos. Si veis que os cuesta mucho podéis añadir un chorrito del aceite que vais a utilizar en la receta.

Añadir el cacao, la mitad del aceite y la mitad del azúcar.

Mezclar bien y probar.

Si aún sabe muy amargo añadir más panela.

Añadir aceite hasta obtener una textura algo más líquida de la que os guste. La mezcla espesa algo y en la nevera se solidifica un poco. No la hagáis demasiado líquida porque al ir tomando temperatura ambiente puede chorrear por todas partes.

Dejar reposar en la nevera al menos una hora en un tarro cerrado para que se integren los sabores.

 

Para servir:

Untada sobre pan, o con frutas. También se puede utilizar en otras recetas.