Hace mucho que no pongo recetas de desayuno. Hoy voy a hablaros de los bowl cakes. El bowl cake es un pudin de avena (o de otro cereal), que se hace con avena, huevo, algo de líquido (leche o bebida vegetal) y en las versiones dulces generalmente plátano para endulzar. A todo esto se pueden añadir frutas, chocolate, fruto secos, especias… para hacer un desayuno completo y muy saciante. También se puede hacer en versión salada.

Se llama así porque se hace en un bol, en general en el microondas, por lo que además es extremadamente rápido de hacer. Si no sois muy amig@s de los microondas también se puede hacer en el horno al baño maría.

Es una forma excelente de comer avena si no os gusta la textura un poco babosa de las gachas, como a mí. Admite infinitas variaciones, es blandito pero firme, está rico, es nutritivo y no tendréis hambre hasta la hora de comer. Podéis usar copos de avena suaves o normales. Con los suaves os quedará una textura algo más homogénea.

Se ha puesto muy de moda en Francia sobre todo entre los deportistas (es uno de los desayunos favoritos de mi cuñado David, que se pasa la vida en el gimnasio). Pero también es un buen desayuno si lo que queréis es adelgazar, o simplemente hacer un desayuno completo y sano.

Una de las cosas interesantes de la avena, es que contiene mucílago, una fibra soluble que actúa como espesante natural, (y es responsable de la textura pegajosa de las gachas de avena por ejemplo). Incluir el mucílago en nuestra dieta es beneficioso porque:

  • Ayuda a regular el colesterol gracias a que forma una especie de gel que atrapa el colesterol, evitando que éste pase por el torrente sanguíneo.
  • Ayuda a regular el tránsito intestinal.
  • Es útil para estabilizar los niveles de azúcar en la sangre.

Si sois celiac@s existe una variedad de avena sin gluten que podéis consumir.

Hoy he hecho un bowl cake con plátano y arándanos que es temporada de bayas. Pero también podéis probar con pepitas de chocolate, manzana y canela o frutos secos por ejemplo.


Raciones: 1

Tiempo de preparación: 5 minutos (microondas) o 40 minutos (horno)

Ingredientes:

  • 4 cucharadas de copos de avena.
  • Un huevo.
  • Un plátano.
  • Tres cucharadas de bebida de arroz.
  • Un puñadito de arándanos.
  • Opcional: Un cuarto de cucharadita de levadura química o bicarbonato.

 

Preparación:

Pelar el plátano ponerlo en un bol apto para microondas  y aplastarlo.

Añadir el huevo y remover.

Añadir la avena, la bebida de arroz y la levadura. Mezclar.

Si tenéis tiempo podéis dejar reposar esta masa en la nevera un rato, la avena absorbe el líquido y queda más blandita.

Incorporar los arándanos y mezclar un poco. Como la cocción es muy rápida no les va a dar tiempo a irse al fondo.

Cocinar en el microondas a máxima potencia durante 2 minutos y medio hasta cuatro minutos (depende de la potencia del microondas).

 

Para servir:

Se puede comer caliente o frío. Os lo podéis comer directamente en el bol, o desmoldarlo y añadir un poco más de fruta o un chorrito de miel (o de sirope).